“Invictus”

Este poema fue escrito por el inglés William Ernest Henley, a la edad de 26 años, según se dice, en la cama de un hospital. El hombre tuvo experiencia en el sufrir, pues desde pequeño batalló con la tuberculosis, e inclusive le fue amputada una de sus piernas. Como dato curioso, fue él quien inspiró a Long John Silver, el personaje con pata de palo en “La Isla del Tesoro”, ya que tenía amistad con Robert Louis Stevenson.

Resultado de imagen para bart simpson la isla del tesoro

Si, ya saben, “La isla del Tesoro” el libro de piratas…con parches en el ojo… La verdad yo tampoco lo he leído jeje, está pendiente 🙂

Me parece que es un poema simplemente hermoso y potente. Expresa el sufrimiento que podemos encontrar en esta vida, pero también muestra el coraje del que no se rinde a las adversidades, del ser humano que trasciende a su dolor para proclamarse dueño de si mismo, de su destino y soberano de su alma pese a todo…

También ha llegado a ser muy famoso dado que, según la historia popular, Nelson Mandela lo conservaba en una hoja de papel y se lo recitaba en los peores momentos de su condena de 27 años en la cárcel.

Esta es una escena de la película, también titulada “Invictus” (que tengo pendiente de ver) de Clint Eastwood que trata de como usó Nelson Mandela, la copa mundial de Rugby de 1995 como oportunidad para unir a su país.

Aquí en español:

Seguir leyendo

Agradecimiento

El último post que hice, hace un tiempo ya, hablaba sobre el agradecimiento y sobre la utilidad del IDB para darnos cuenta de las cosas positivas que nos rodean pero que muchas veces pasamos por alto. Quiero retomar el tema con éste video, que vi hace ya bastante tiempo en TED y lo recuerdo mucho principalmente por 2 motivos:

  1. El que dicta la charla es un monje Benedictino: David Steindl-Rast…y he de confesar que no suelo encontrarme escuchando las palabras de un monje con real interés muy a menudo jeje
  2. Lo hace, además, sin mezclar su religión siquiera, lo que hace que sea valioso y útil para cualquier persona sin importar su religión (o la ausencia de religión), pues el tema a tratar creo que es común a la humanidad entera, ya que de una u otra manera, podría decirse que todos buscamos (de diversas maneras, eso si) ser felices ¿o no?

 

Seguir leyendo