Agradecimiento

El último post que hice, hace un tiempo ya, hablaba sobre el agradecimiento y sobre la utilidad del IDB para darnos cuenta de las cosas positivas que nos rodean pero que muchas veces pasamos por alto. Quiero retomar el tema con éste video, que vi hace ya bastante tiempo en TED y lo recuerdo mucho principalmente por 2 motivos:

  1. El que dicta la charla es un monje Benedictino: David Steindl-Rast…y he de confesar que no suelo encontrarme escuchando las palabras de un monje con real interés muy a menudo jeje
  2. Lo hace, además, sin mezclar su religión siquiera, lo que hace que sea valioso y útil para cualquier persona sin importar su religión (o la ausencia de religión), pues el tema a tratar creo que es común a la humanidad entera, ya que de una u otra manera, podría decirse que todos buscamos (de diversas maneras, eso si) ser felices ¿o no?

 

David Steindl-Rast plantea que la gratitud es lo que nos da la felicidad, no al revés, como muchas veces podría parecer.

“Todos conocemos a un buen número de personas que tienen todo lo que se necesitaría para ser feliz y que no son felices”  Auchhhhh

Mucha gente experimenta la gratitud pocas veces en la vida; otras personas, tienen varias experiencias dispersas de gratitud, pero el monje plantea que podemos ir más allá y vivir en cambio toda una vida agradecida.

Tenemos en cada momento, un regalo, un obsequió, que se nos fue otorgado, no nos lo ganamos y sin duda es poseedor de gran valor.  Y cada momento a su vez, nos da una oportunidad, para disfrutar de este mundo que se nos fue dado. Momento a momento estamos siendo obsequiados, pero estamos tan acostumbrados y vivimos tan aprisa que no nos damos cuenta. ¿La oportunidad sólo llega una vez? pfff…para nada, si abrimos bien los ojos veremos que cada momento nos brinda oportunidades, tras oportunidades, debemos estar más atentos.

Y aunque no todo lo que pasa en el mundo o en nuestras vidas nos cause felicidad, cuando se presenta el dolor o la dificultad, tenemos la oportunidad de aprender y ponernos a la altura del desafío. Aún si fallamos…vendrán más oportunidades. Hasta que morimos, claro. Es como si jugando a las maquinitas (ahí viene otra de mis analogías bobas jeje, lo siento) nos dieran una reserva interminable de fichitas, entonces no importa el número de veces que perdemos, seguiremos jugando por siempre…hasta que llegue tu mamá a llevarte jalado de la oreja.

Resultado de imagen para maquinitas dibujo

Hace énfasis, por último, en que debemos buscar alguna manera de recordarnos: “parar, mirar y seguir”; tomarnos un momento, en este mundo en el que vivimos tan aprisa; mirar con atención y darnos cuenta de los motivos que tenemos para estar agradecidos y entonces seguir con la conciencia de lo afortunados que somos.

Aún en el peor momento, hay que recordar, que mientras tengamos vida, tenemos oportunidad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s